Convenios ATE

Triunfo de la lucha de lxs trabajadorxs de Dioxitek

La conquista de importantes recategorizaciones genera condiciones políticas para avanzar en una carrera y un convenio colectivo de trabajo sectorial para la empresa.

Desde el Departamento de Negociación Colectiva y Áreas Temáticas Nacionales del Consejo Directivo Nacional de ATE, celebramos la conquista de importantes recategorizaciones logradas ayer por los y las trabajadoras de la empresa pública del área nuclear Dioxitek. Esto genera condiciones políticas para avanzar en la carrera laboral y en un convenio colectivo de trabajo sectorial.

Desde el Consejo Directivo Nacional de ATE, el director del departamento de negociación colectiva, Flavio Vergara, y Rodolfo Kempf, del área de energía, coordinaron el conflicto junto con el delegado de la planta Córdoba, Claudio Coeroborga y el delegado de la planta Ezeiza, Pablo Sánchez. Con una propuesta unificada, que incluyó a otros gremios de la empresa, se avanzó notablemente en la negociación.

Cabe resaltar que el conflicto gremial iniciado por ATE y APCNEA en Córdoba, puso sobre la mesa el atraso en la recategorización de las y los trabajadores, que vienen llevando adelante una tarea esencial referida a la provisión de combustible para la energía nuclear. En ese sentido, es un avance importante la asignación de tres categorías para el conjunto, medida que se efectivizó en el marco de una reunión con autoridades de la empresa y del Ministerio de Trabajo nacional, de la cual participaron Federico Giuliani, secretario General de ATE Córdoba; Daniel Pawluchuzk, secretario Gremial de ese Consejo Directivo provincial; y Rodolfo Kempf.

Este logro supera la demanda de la Asamblea y pone un nuevo piso de equidad para las discusiones futuras. La articulación entre conflicto y negociación, son la clave para este triunfo. Seguimos avanzando para consolidar la coordinación de este sectorial estratégico.

Vale recordar que Dioxitek es una empresa desmembrada de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), fundada en la década del 90, con dos líneas productivas: polvo de dióxido de uranio, con el cual se producen las pastillas combustibles que se usan en las centrales nucleares; y cobalto 60, que se utiliza para gammagrafía industrial y medicinal.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
ÚLTIMAS NOTICIAS